EL MUNDO DIVERTIDO DEL EGO

LA INMADUREZ

Vivimos en el mundo de lo divertido. Para el ego todo resulta divertido y todo es divertido. La gente sufre y se hacen daño los unos a los otros, pero aún y así, parece que la sonrisa no parece borrarse de nuestro semblante divertido.

Esa sonrisa de autocomplacencia de nuestro ego es realmente inexplicable y señal de que el ego sueña y no ve la realidad en la que vive y hace vivir a los demás.

Mientras la cara risueña de niños no se valla de nuestro rostro y en su lugar aparezca el gesto serio de la reflexión  meditativa, signo de madurez y profundidad, será señal que estamos realmente dormidos, soñando en el mundo de lo divertido, en el mundo de los niños que solo piensan en diversión y satisfacción, prolongando nuestro dolor calladamente, así como el dolor ajeno, pues lo único que le interesa al ego es divertirse.

Hemos venido a divertirnos, la gran mayoría de nosotros, y es claro que
lo hacemos por todo lo alto, sin mirar las consecuencias. No importa que acabemos esquilmando el planeta, la naturaleza, el medio, los recursos…lo mismo con nuestras energías internas, nada importa, lo importante es pasarlo bien, pero llega un momento en que ya no es posible y, la felicidad da paso al dolor y la tristeza, a la depresión y el hastío.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


No importa si todo el planeta se encuentra en un caos”Mundo divertido”, nosotros queremos seguir divirtiéndonos, como niños.Es cierto que muchos ya no tienen ganas ni motivos.

Los niños, tarde o temprano, tienen que despertar y volverse maduros y responsables.

¡Tal como está el mundo¿tenemos motivos para andar con cara de satisfacción, “mundo divertido”, o riéndonos estrepitosamente o cantando alegremente, como si todo el mundo estuviera feliz? ¿Se puede saber de que ríes,”mundo divertido”, tienes motivos para reir?
¿Crees que podrás vivir como un rey, por largo tiempo, mientras otros apenas tienen alimento ni abrigo, “mundo divertido”?

¡Qué divertido!

Anuncios