El Arrepentimiento y el perdón

EL ARREPENTIMIENTO Y EL PERDÓN.

El arrepentimiento gratuito y superficial no es suficiente. Para que una persona se arrepienta de un error, tiene que tomar consciencia de sus errores, sentir que se ha equivocado y desear profundamente, corregirse.

-Tomar consciencia del error y de sus causas.

-Sentir arrepentimiento.

-Sentir deseo de corregirse y cambiar.

-Aceptar con humildad y con responsabilidad y madurez las consecuencias de los errores.

-Tratar de zanjar las deudas y el daño originado a los demás o a sí mismo, compensando el karma de la manera más apropiada, de acuerdo al daño o las consecuencias del  error.

Estas son las condiciones para que una persona, aún y habiéndose equivocado, pueda sentir la esperanza de que puede volver a ser feliz, aún y a pesar de que sus condiciones actuales no sean favorables o no lo hayan sido hasta ahora.

La humildad, el arrepentimiento y la resolución de corregirse y enmendar los posibles daños causados a sí mismo y a la sociedad, llevan al individuo a la condonación del karma, a la exculpación, a la liberación, a algún tipo cambio.

Pero, lamentablemente, nosotros, los seres humanos sólo reflexionamos cuando las cosas se tornan difíciles, cuando encontramos dificultades y obstáculos. Es entonces, cuando se nos ocurre orar y pedir perdón  a un Dios misericordioso que todo lo perdona y que nos da todo lo que deseamos, en cualquier momento e indefinidamente y luego, aquí no ha pasado nada.

Es importante insistir, que esto es un engaño, un error, una falsa educación religiosa, ignorancia. Tenemos que seguir los pasos descritos anteriormente y para ello, es necesario meditar y darse cuenta de que es uno mismo quién se encarcela y genera sufrimiento y que es uno mimo quién se exculpa y se libera, a través de la toma de consciencia de sus errores.

Si no sabemos porque estamos encarcelados y qué es exactamente lo que nos mantiene encerrados, ¿Cómo podremos liberarnos?

carcel

Si no sabemos qué es lo que nos hace sufrir o que ha causado la situación que nos origina sufrimiento, ¿cómo será posible liberarse del sufrimiento o cambiar de manera adecuada la situación?

Tenemos que descubrir las mentiras y los engaños que condicionan la mente para descubrir la verdad. ¡La verdad nos hace libres si uno se  libera del temor, el deseo y la ignorancia!

Si no comprendemos nuestras adicciones y compulsiones y deseos y miedos y no conseguimos liberarnos de ellos gradualmente, somos semejantes a un preso, atado de pies y manos y encerrado por unos barrotes  invisibles, que no se ven, pero que nos causan desesperación, sin cesar y sin posibilidad alguna de poder escapar.

El origen de las adicciones y las compulsiones son los deseos y los miedos y el origen de los deseos y los miedos son las sensaciones y la ignorancia, la falsa educación y las falsas y malas costumbres de la sociedad, generación tras generación.

¿Cómo es posible escapar, como es posible cortar los barrotes de nuestra celda, si estos están dentro de nuestra mente y dentro de nuestro propio cuerpo? ¿Cómo comprender que somos esclavos de las sensaciones, adictos a multitud de sensaciones?

Panillo, 31 de agosto de 2011.

http://www.meditacionvipassana.podbean.com/

http://elportaldeltemplo.wordpress.com/

 

 

Anuncios